El principio y el fin

Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último (Apocalipsis 1:11) 

El próximo domingo inmediatamente después de la primera luna llena tras el equinoccio de marzo se celebra el Domingo de Resurrección o Domingo de Gloria. Este día pone fin a una semana llamada "santa" en la que se conmemora la crucifixión y muerte de Jesucristo. Pero, ¿y este hombre quién era? ¿Existió realmente?

La pregunta es muy complicada de responder ya que como dijo un teólogo alemán (Rudolf Bultzmann), todo lo que sabemos de Jesucristo podría caber en una hoja de papel.

Jesucristo, Jesús y Cristo. Jesús es una palabra que proviene del hebreo Yeshua que significa salvador y Cristo proviene del griego Khristos (ungido) que a su vez es una traducción del hebreo Mesías. En las religiones abrahámicas el Mashiaj era el Hijo de Dios, el Rey descendiente de David, el Salvador, el prometido al pueblo hebreo.

De otros personajes de la historia se conoce prácticamente toda su vida pero si acudimos a la Biblia para obtener respuestas no las encontraremos ya que existe un gran vació entre los 12 años de Jesús y su muerte a la edad de 33. Además la información de la que disponemos se sabe que ha sido ampliamente depurada y sesgada produciéndose contradicciones incluso entre los Evangelios. 
Jesucristo crucificado -Velázquez- (1829)
Existen debates sobre los errores en las fechas (en realidad Jesús habría nacido en el año 4 a.C) pero eso es lo de menos. Parece que componer una narración más o menos coherente es difícil. 

Pero bien, en estos días nos ponemos las mantillas y vestimos de luto, procesionamos junto a imágenes que nos recuerdan que el hijo de Dios murió por todos los hombres para el perdón de sus pecados. Hay que hacer un verdadero esfuerzo para acercarnos sin prejuicios a esta historia, pero lo voy a intentar. 

Jesús era judío, pero fue bautizado por su primo Juan en el río Jordán y después se retiró durante 40 días para comenzar con su predicación. Estaba acompañado por los 12 apóstoles (sobre estos personajes hay varias teorías, pero la que más me gusta es que algunos de ellos serían sus hermanos de verdad, porque un hijo único en aquella época, no tiene sentido). Pues bien, llegó a oídos del gobernador romano, Poncio Pilatos, que este hombre se decía hijo de Dios y que además se le atribuían diferentes poderes. 
La última cena -Leonardo Da Vinci- [1495-1497]
Parece ser que Jesús ya se olía que Poncio iba a por él, porque unos días antes de lo que todos sabemos, se fue a Jerusalén para celebrar la última cena. Después le apresaron en el monte de los olivos tras la traición de su "amigo" Judas. Ahí es donde comienza la Pasión de Cristo (trun trun trun, trun trun trun.... retumban en mi mente tambores, lamentos y saetas). 

Tras ser apresado se le sometió a una tortura que culminó con una crucifixión. Así, la cruz se convertiría en el símbolo de la religión cristiana. Se cuenta en el Libro Sagrado que tras su muerte fue sepultado pero que a los tres días resucitó de entre los muertos. Este punto da un poco de yuyu. Tras su muerte, y quizá por ella, esta secta judía cismática se transformó gracias al trabajo de Pablo de Tarso, en una religión universal que se abrió paso en todos los países del planeta en la mayoría de las veces de manera muy cuestionable.

Hay quienes dicen que Jesús murió en viernes y que en el sabbat no se podían dejar colgados en la cruz a los ejecutados por lo que habría sobrevivido al castigo y habría viajado a oriente con su madre, en concreto hacia Siria, que habría tenido hijos y que su mensaje se habría seguido extendiendo por esa parte del planeta. Pero, ¿quién sabe? 

Y es que esta es una gran historia siempre muy bien contada. 

@Ohihane

Comentarios

Entradas populares de este blog

Enfermeras en el Gueto de Varsovia

Mi entalpía personal

Mi entropía personal