Entradas

Entrada destacada

From Franckfut to heaven

Un Barbarroja quiso que en el s. XII Fráncfort fuera considerada la sede de los emperadores germanos. Este fue mi destino hace algunos días. 
Una ciudad de contrastes donde el hormigón y los edificios que rozan el cielo conviven con las vigas de madera y las antiguas iglesias que albergan los secretos de quienes allí acuden a rezar. 
Escribiendo estas líneas me deleito saboreando un paseo a orillas del río Meno que se acompaña de recuerdos que comento al ritmo de cualquier canción que nos asalta el pensamiento. Y qué gritos si se cruza con nosotros un pequeño coche francés. El frío que acaricia la cara hace que la sonrisa se congele durante horas y solamente se derrita al calor de un café con secretos. 
Me siento como en casa paseando por barrios flanqueados por casas señoriales y mansiones del s. XIX, adornadas por árboles caducos. Y me río al perdernos en el tren o sentirme confusa si las palabras se atropellan y ya no sé en qué idioma me hablan cuando me dicen que los baños están &quo…

Enfermera humanizada

Hoy se han celebrado las Jornadas de Humanización del Colegio de Enfermería de Navarra y detrás de mi sonrisa ha habido una gran reflexión personal. Aroa López y Juan Carlos Miranda (Proyecto HURGE) me han hecho pensar en aquel momento en el que las miradas de compasión se dirigieron hacia mí, aquel instante en el que un abrazo me reconfortó más que cualquier otro que hubiera recibido en mi vida. 
No fui yo quien murió, solamente fui la espectadora a quien la vida puso en primera fila. '¿Por qué te hiciste enfermera?' Es una pregunta recurrente en mi vida, como si mi decisión no fuera vocacional. Quien lee mi blog sabrá que he terminado por reconocer que las cosas siempre pasan por algo, y supongo que me hice enfermera para saber cuidar de quien más quería, mi padre. 
Mi padre murió de cáncer hace siete meses. Podría decir que después de una larga lucha, pero en realidad no fue así, no fue larga, él no quiso que lo fuera. Mi aita decía que la muerte es parte de la vida, que como…

Sentirse una lanterne rouge

Imagen
De los fracasos se aprende. Parece que son recuerdos que hay que meter en un cajón, pero en realidad una derrota es un aprendizaje en sí mismo. Cuando sentimos que hemos perdido, que hemos dejado parte de nuestra alma en un proyecto malogrado tenemos que tener la suficiente inteligencia para subrayar aquellos errores que nos hicieron fallar porque quizá el éxito personal se consiga tras un estrepitoso varapalo. 
Thomas Alva Edison dijo una vez que "muchos fracasos ocurren en personas que no se dieron cuenta de lo cerca que estuvieron del éxito". Y quizá sea así. A lo mejor terminas siendo un ciclista famoso por ser la lanterne rouge del Tour de ese año, quizá eres el Vansevenant del equipo (lanterne rouge en el Tour de Francia de 2006, 2007 y 2008), el que trabaja para los demás sin tener en cuenta en qué puesto quedará al final de cada competición. 
En el ciclismo el deportista considerado la lanterne rouge es el último de la clasificación, el farolillo rojo. Esta expresión p…

El sarampión. Una enfermedad que se pudo erradicar

Imagen
Esta semana he leído en prensa que, otra vez, se había detectado el caso de un niño infectado por el virus causante del sarampión. Esta enfermedad debió de ser erradicada en Europa hace ya muchos años, pero no ha sido así. 
En 1942 hubo una epidemia de esta enfermedad en Groenlandia que contagió al 99% de la población causando miles de muertos, al igual que en la Guerra de la Secesión estadounidense donde a causa de este virus murieron más de 4000 soldados. 
El Sarampión es una enfermedad producida por un virus (Morbillivirus). No se sabe a ciencia cierta cuándo este virus comenzó a producir muertes en los seres humanos, pero lo que sí se sabe es que John Franklin Enders consiguió desarrollar una vacuna contra esta enfermedad, avance científico que ha salvado la vida de muchos, quizá de la mía propia. 
John Franklin Enders nació en EEUU en 1897. Dedicó su carrera profesional al estudio de enfermedades epidémicas en el ejército estadounidense. En 1954 recibió el Premio Nobel de Medicina p…

Silencios que matan

Imagen
Hay silencios que matan, silencios que agobian, silencios que ahogan...silencios que después de una mala experiencia se convierten en un eco difícil de silenciar. 

El silencio es la ausencia de palabras o la ausencia de ruido. Cuando has pasado por una experiencia en la que el silencio ha sido una carga tan pesada, terminas por odiarlo. Y comienzas a hablar sin nada que decir, intentando enterrar el silencio. 
Nuestro mundo se destruye en silencio y nuestro fin es repararlo una y otra vez, participando en la Tikún Olam, "reparando el universo y la humanidad".
Silencio, tan ansiado por algunos y tan temidos por otros. Silencio que es oscuridad y soledad. Silencio como prueba de que los miedos de la infancia no eran gritos. 
La vida tiene tantos subterfugios y trucos, tantas excusas y tantos quiebros, que cuando menos lo esperamos nos quedamos así, en silencio. 
Yo que crecí dentro de un árbol tendría mucho que decir, pero aprendí tanto silencio que tengo mucho que callar y eso se …

Verdad y mentira

Imagen
"La verdad adelgaza y no quiebra, y anda sobre la mentira como el aceite sobre el agua" (Don Quijote de la Mancha, 2ª parte, 1615, Cap. X).
Debería recordar quién soy, debería reconocer esas mentiras que sostienen mi existencia esquivando la realidad. Dostoyevski(1821-1881) decíaque todos tenemos recuerdos o preocupaciones que no podríamos contar a nuestros mejores amigos, pero incluso que hay cosas que ni siquiera nos atreveríamos a contarnos a nosotros mismos. Y esas mentiras viven justo ahí, en el subsuelo. 
Cuando la realidad la vemos como un muro contra el que chocamos una y otra vez, construimos mentiras para no sentirnos tan amenazados por el sufrimiento y hacemos lo imposible para que nuestra cabeza pueda esquivar esa verdad. 
Entender la transcendencia de nuestras mentiras, de nuestra propia consciencia es la chispa que nos hace aceptar que nuestro entorno no es una maraña de problemas, sino que somos nosotros mismos el problema en sí. Quizá conocernos mejor sea incómo…

Soy mujer y debo ser feminista

Imagen
Soy mujer. 

Siempre me he rodeado de mujeres "independientes", de esas que trabajan fuera de casa, de esas que se ponen la minifalda y salen con sus amigas a tomar unas copas, de esas que no reciben insultos ni palizas... de esas que no tienen nada por lo que quejarse. Rodeada de esas mujeres que también son  las que al mediodía corren a casa porque a su marido hay que ponerle el plato en la mesa o esas que les preparan la ropa sobre la cama, esas que no quieren decepcionar a su pareja y mucho menos hacerlo enfadar, esas que barren las migas de otro o se quedan al cuidado de sus hijos un sábado por la noche porque, ¡ey!, él tiene que salir y desestresarse.
Y soy feminista, tengo que serlo. 

En el día a día me encuentro con frases como: "¿Y tu madre cocina mal?", "mira cómo va vestida esa, luego pasan cosas", "¿dónde estarán sus hijos mientras ella está por ahí borracha con sus amigas?", "menuda amargada, es una  malfollada", "¿a qui…

El viaje que cambió nuestra vidas

Imagen
En los momentos más importantes de nuestra vida hacemos balance y nos damos cuenta de cómo hemos llegado aquí. Podemos hacer un recorrido mental por los acontecimientos que nos llevaron a estar donde ahora estamos pero una vez en ese punto es difícil saber qué camino será el que ahora elijamos porque no al final de todos está la felicidad. 
Una estrategia que para mí ha sido efectiva es dejar pasar el tiempo e ir viendo qué nos regala la vida. En esta fase pasiva podemos dedicar tiempo a examinar cómo van curando las heridas y a conocernos mejor, a entender el porqué y analizar el momento el que todo dio un giro de 180 grados. 
Pero una conversación, o diez, con una amiga, un viaje al centro de un paraíso o un "sí sí" cuando todo el mundo esperaba oír un "no no" nos hace darnos cuenta de que en realidad ya habíamos elegido el camino, pero que íbamos yendo paso a paso.  A todos nos encantaría saber cuál es la decisión correcta. La arriesgada nos hace sentir valient…

La vida da miedo

Imagen
¿A quién no le han dicho alguna vez que la vida hay que exprimirla, que hay que experimentarla?
Estos consejos vienen a mi mente cuando los miedos se vuelven tangibles. Es miedo que vuelvo a notar entre mis manos, incluso lo puedo sentir retumbando en mi cabeza o retorciendo mis tripas. Pero la vida no es peligrosa, soy yo la que imagina peligros para justificar mis miedos: miedo al descalabro emocional, miedo a decepcionar, miedo a arriesgar... y sobre todo miedo a tener miedo
Viajar te hace libre, te hace sentirte independiente, que puedes volar sola, te reafirma en esa idea de que solamente nos necesitamos a nosotros mismos para sonreír. Es mi manera de huir, huir hacia las estrellas (de ahí esa manía de mirar siempre hacia arriba).
Y en esa carrera de fondo hacia lo que llaman felicidad termino cenando en un antiguo hospital de la Edad Media [Heillggeist] en Maguncia (Mainz) o buscando las 5 cúpulas doradas de una iglesia ortodoxa en Weisbaden. 
Con una lista de próximos destinos en…

Los propósitos

Imagen
Es tiempo de propósitos, tiempo de objetivos distorsionados. 
Todos, o casi todos, tenemos un objetivo, un plan que queremos realizar, algo que traerá como consecuencia la tan ansiada felicidad, una lista infinita en un pequeño papel.
Pero para poder poner claridad a nuestro pensamiento es importante saber identificar nuestro Ikigai, es decir, nuestra razón de vivir.  Tener la respuesta, saber por qué el mundo nos necesita nos permite darle un sentido a nuestra vida, avanzar hacia la autorealización. 
A veces pienso que vivir para los demás puede que alargue la búsqueda del sentido de nuestra propia existencia porque en realidad, Ikigai es lo que nos permite desear que llegue el futuro, es conectar con nosotros mismos, es descubrir lo que nos hace levantarnos cada mañana. 
Encontrar nuestro Ikigai no es fácil, nos tenemos que concentrar en pensar en nuestras pasiones, nuestra misión en el mundo e incluso nuestra vocación. Y de la repuesta a preguntas como ¿En qué soy bueno? ¿En qué gano di…