Quítame este corazón, ya no funciona

A veces el corazón se para, no bombea, se detiene en unos interminables segundos, la muerte está al acecho... Menos mal que Christian Bernand puso remedio a este mal. En 1967 Dense Darvall, una chica de 24 años sufría un traumatismo craneoencefálico al ser víctima de un accidente de tráfico cuando viajaba con su madre. Louis Washkansky era un hombre más bien gordito y diabético y su corazón había dejado de funcionar como es debido. Lo que no se imaginaba es que pasaría a la historia por ser la primera persona sometida a un trasplante de corazón.
Corazón humano
Le pusieron otro corazón, un corazón de una mujer joven con el que podría volver a amar la vida, con el que podría dejar de temer volver a morir en otro infarto. Como todo lo experimental el hito médico, realizado en Sudáfrica, resultó finalmente un fracaso ya que el receptor del órgano solo sobreviviría a la intervención 18 días. Luois moría a causa de una infección postquirúrgica. Este procedimiento se siguió practicando pero era excepcional encontrar a quien sobreviviese varios días a este "experimento". 
Christiaan Bernard (1922 Sudafrica - 2001 Chipre)
Debido a este intento por vencer a la muerte se inicia el debate moral acerca de la determinación de la muerte. Hasta este momento la muerte se establecía cuando el órgano dejaba de latir pero ¿y si hay una nueva oportunidad cuando el corazón se rompe y deja de funcionar? Algunos quisieron mantener conectados a ventilación artificial a personas "muertas" para poder ponerles un corazón de mono pero no tuvieron éxito. La vida se abre paso solamente cuando debe hacerlo. 

Bernard no se dio por vencido y en 1968 realizó un segundo trasplante de corazón y este segundo paciente sobrevivió 19 meses. A mí me hubiera parecido un absoluto éxito pero Bernard lo consideró otro fracaso y una decepción profesional. 

En el año 2016, solamente 50 años después de este hecho histórico mundial y 30 años después del primer trasplante exitoso de corazón en España, podemos afirmar que la tasa de éxito del trasplante de corazón es elevadísima, más del 85% de las personas trasplantadas tienen una buena calidad de vida. 

Yo me mantengo a la espera de mi nuevo corazón.

@Ohihane

Comentarios

  1. Ahora llega Paco con las rebajas (yo) para contribuir con otras anécdotas a ese momento histórico.
    Cristian Bernand fue el cirujano BLANCO que se llevó todos los méritos por aquel transplante. Pero lo que los medios de la época eran reacios a admitir fue que en la operación le asistió con maestría Hamilton Naki, un cirujano autodidacta NEGRO que nunca pudo atribuirse honores de ninguna índole porque las restricciones impositivas del apartheid se lo impidieron (la operación se llevó a cabo en Sudáfrica en una época francamente convulsa).
    Adjunto enlaces del obituario de Naki en inglés donde se narra la peripecia de este primer trasplante de corazón humano:

    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC558471/
    http://www.economist.com/node/4054912
    http://www.economist.com/node/4174683

    ¡Disfrutadlo! No tiene desperdicio.

    ResponderEliminar
  2. Adjunto este otro link para aquellos lectores que te siguen con fruición que en este momento están tentados de acusarme de inexactitud informativa e ignorancia.

    http://www.read2live.com/2013/03/16/getting-it-wrong/

    Que cada cual juzgue lo que estime conveniente.
    La única vez que he usado el obituario de Naki fue el del primer link anterior en una de mis clases de inglés, más focalizada en vocabulario y gramática que en precisión científica. Me encantó la historia, pero admito que muchas veces la fascinación por las historias crece cual bola de nieve. Basta que varias personas escribiendo sobre el mismo tema aporten su creativo granito de arena. Y eso, junto con la aceptación acrítica de muchos lectores, hace que la película resultante no tenga nada que ver con la realidad del caso.
    De sabios es rectificar. Humildemente entono el mea culpa.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Enfermeras en el Gueto de Varsovia

Mi entalpía personal

Mi entropía personal