Quimioterapia y mostaza

Todo empezaría con el gas mostaza (llamado así por la similitud de sus componentes químicos con las sustancias que se encuentran en la planta de la mostaza).  Este gas fue sintetizado por Wilhelm Steinkopf  en 1917 como arma de guerra. El primer caso que se conoce sobre el uso de este agente químico en una contienda militar fue el ataque que se realizó a población civil durante la Guerra del Rif por el ejército español (1921-1927). Este gas produce ampollas, irritación de la piel y los ojos, diarrea, falta de coordinación...y además tiene la capacidad de introducirse en el organismo y dañar el sistema inmunológico, producir anemia, sangrado mayor, depresión medular e incluso la muerte.
Las tropas españolas usaron la artillería y la aviación para lanzar el gas mostaza contra los rebeldes rifeños (20minutos) 
El también denominado HN-2 fue diseñado como agente militar pero después se comenzó a utilizar como tratamiento para el cáncer el cual ha sido sustituido por otros agentes químicos. Este descubrimiento fue descrito por dos científicos estadounidenses de la universidad de Yale. Gilman y Goodman estudiaron los efectos que tenía el gas mostaza sobre el linfoma. Este estudio inicial fue llevado a cabo en 1943 pero sus resultados esperarían a ser publicados al mundo hasta 1946. Estos experimentos americanos dieron paso a una serie de compuestos que se utilizarían tiempo después en la quimoterapia moderna: la ciclofosfamida, el cisplatino o el busulfán. 

Cuando estuve en el campo de concentración de Sachsenhausen hace ya dos años, creo recordar que explicaban muy por encima algo de investigaciones con prisioneros en materia de efectos del gas mostaza. Los prisioneros del campo eran rociados con gas mostaza y se invetigaba el tratamiento más efectivo para las heridas que aparecían por efecto de la exposición a este agente químico. 
El trabajo te libera. Campo de concetración y exterminio de Sachsenhausen. Abril 2014. 

Curioso que la Alemania Nazi fuera el primer país en iniciar una campaña contra el tabaco ya que se realizaron en los años 30 varios estudios que demostraban la relación entre tabaquismo y cáncer de pulmón. De todos es sabido que el Código de Nuremberg sobre ética médica fue desarrollado a partir del juicio por los crímenes perpetrados por los doctores nazis [El Juicio de los doctores]. Leer sobre este tema te deja muy mal cuerpo pero lo considero necesario para poder reflexionar sobre los límites de la crueldad del ser humano.

Inevitablemente me viene a la mente Mengele (1911-1979) quizá el  médico nazi más conocido por sus experimentos sobre los gemelos, sobre esterilización con rayos X o la tuberculosis. 

Josef Mengele (Gunzburgo 1911- Brasil 1979)

Todos los decubrimientos médicos tienen un inicio "sorprendente" pero lo que a día de hoy se puede afirmar es que la quimioterapia es el tratamiento predilecto frente al cáncer y el que ha demostrado ser más eficaz. O por lo menos más efectivo que no hacer nada frente a la tan temida enfermedad que se cobra la vida de unas 100.000 personas al año.

El gas mostaza nada tiene que ver con la salsa de mi nevera o por lo menos cuando la como no me resulta tan letal.

@Ohihane

Comentarios

  1. El juicio de los doctores. Lo anoto en mi lista de lecturas para el verano.
    Y Mengele. Otro que... en fin. También va a mi lista.
    ¿Alguna recomendación en concreto?

    Otra cosa. Leyendo tu post me ha surgido una duda. ¿Se podría considerar al gas mostaza como el primer arma química de destrucción?
    Por cierto, ¡qué alegría de gas! (Glub).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues creo que sí. Hasta donde sé del tema un pueblo chino en el siglo V a.C utilizaba el humo de las semillas de la mostaza y otros vegetales tóxicos en los túneles que excavaban los ejércitos enemigos durante las contiendas se la época. Supongo que antes también se habrían usado flechas con venenos o algo similar.
      Me ha parecido una pregunta muy interesante, lo miraré.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Enfermeras en el Gueto de Varsovia

Amar hasta la eternidad

Filigrana