Que no me encierren, que no estoy loca

Padecer una enfermedad mental en el siglo XXI es duro, muy duro. La estigmatización del paciente psiquiátrico es una realidad que sobretodo afecto a los llamados "locos" [RAE: Que ha perdido la razón. El origen se cree que está en la palabra árabe láwqa = estúpido]. Es complicado, muy complicado, eliminar esa marca que los aísla y los condena por el hecho de padecer una enfermedad que nos asusta porque no comprendemos. 

Y si ya es difícil ser una enfermo mental ahora, más lo era hace 300 o 500 años. En el siglo XIV comienzan a establecerse los primeros centros para el aislamiento de estos enfermos, y digo para el 'aislamiento' y no 'tratamiento' porque su único objetivo era el confinamiento de estas personas. Un ejemplo es el hospital psiquiátrico de Bethlem en Bromley, Londres. Este hospital fundado en el siglo XIII es considerado por algunos autores uno de los primeros centros de asistencia a este tipo de enfermos en toda Europa. Este hospital era conocido como Bedlam (casa de locos). [Bedlam: a place or condition of wild noise and confusion].

Existen documentos que describen la crueldad a la que fueron sometidos los "locos" en este centro. En un primer momento los encargados del centro eran unos monjes pero después fueron sustituidos por "los guardianes" que tenía poca idea del tratamiento de las enfermedades mentales. Se trataba por igual a enfermos de epilepsia, depresión, esquizofrenia, autismo, etc. Se cuentan auténticas atrocidades ocurridas en este centro pero la que lo resume es que en el siglo XVI (300 años después de su fundación) el centro fue declarado "no apto para ser habitado por seres humanos". 

Todo lo ocurrido en este lugar no hizo más que empeorar en los siglos posteriores. Así en el XIX se convirtió en una especie de circo en el que la gente por 1 penique podía disfrutar del espectáculo que les daban estas personas e incluso les daban alcohol para mayor entretenimiento. En el año 1814 se registraron casi 100.000 visitas. 

Es difícil entender nuestra propia mente pero lo es más entender la ajena cuando otros la califican como enferma.

@Ohihane

Este post es para la enfermera de la sonrisa perenne.

Comentarios

  1. Por cierto, se te ha olvidado mencionar -o tal vez lo hayas omitido a posta- que durante años se utilizó a estos dementes para experimentación porque se consideraba que carecían de alma y sentimientos.

    ResponderEliminar
  2. Si bueno, este tema da para un post largo larguísimo, pero tengo una norma que me marqué el primer día que es "chapas no", jajajaja!! A veces me pongo a escribir y escribir y no sé cuándo parar.
    Además, tengo que dejar hueco a tus comentarios que tanto enriquecen mis post! ;-)

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja. Touché otra vez. Postergaremos tu avidez por la escritura y la mía por la lectura para tu próximo libro lleno de "chapas". Puedes titularlo "Chapístulos varios".

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Enfermeras en el Gueto de Varsovia

Te he visto llorar

Sin palabras