Nostalgia

William Shakespeare dijo que conservar cosas que ayuden a recordar es como admitir que se puede olvidar.

Todos hemos experimentado ese sentimiento que supone sufrir por etapas vividas que ya no van a volver. Seguramente implica un anhelo del pasado que nuestra mente ha idealizado y que añoramos volver a apreciar. Hay quienes piensan que la nostalgia nace del deseo de las personas de superar el hecho de que la vida es finita y queremos eternizar los momentos felices. 

Pero, ¿de dónde proviene esta palabra? El vocablo nostalgia deriva del griego nostos "regreso" y algos "dolor". La terminación -algia significa que es cualidad del dolor, de ahí derivan palabras como gastralgia (dolor en el estómago), mialgia (dolor muscular), neuralgia (dolor en los nervios)... Interesante, ¿verdad?.



Johannes Hofer fue el primer médico en utilizar la palabra nostalgia para señalar una patología que observó en los soldados suizos que lloraban, sufrían insomnio o taquicardias porque añoraban a sus familias, su patria y sus recuerdos anteriores a la guerra. Así se empezó a hablar de nostalgia como una melancolía patológica que producía depresión, tristeza, psicosis... Esta idea se mantuvo en el proceder médico hasta los años 80 del siglo XX. Ahora ya se habla de que experimentar nostalgia produce mejores relaciones interpersonales y mejora el autoestima. 



¿De qué se nutre la nostalgia?
Uno evoca dulzuras
cielos atormentados
tormentas celestiales
escándalos sin ruido
paciencias estiradas
árboles en el viento
oprobios prescindibles
bellezas del mercado
cánticos y alborotos
lloviznas como pena
escopetas de sueño
perdones bien ganados
pero con esos mínimos
no se arma la nostalgia
son meros simulacros
la válida la única
nostalgia es de tu piel.

(Nostalgia) Mario Benedetti


@Ohihane

Comentarios

  1. Siempre recuerdo una frase del autor Enrique Vila-Matas que leí en su novela "Lejos de Veracruz", la única frase que recuerdo de toda la novela, de hecho. Hablaba de la nostalgia que generan los lugares en los que hemos vivido experiencias intensas y decía que volver a ese lugar era perderlo.
    No entendí esa frase hasta que la experimenté en mis propias carnes.
    Lamenté haber regresado porque maté todas las sensaciones que aquel lugar me inspiró.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero a veces es bueno regresar para darte cuenta de que habías idealizado ese lugar, que tampoco fue tan importante, que habrá sitios muchos mejores...!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Enfermeras en el Gueto de Varsovia

Te he visto llorar

¿Qué gano olvidando?