La muerte negra

A mediados del siglo XIV una desconocida epidemia, que según algunos historiadores costó la vida a más de la mitad de la población del continente europeo, creo el pánico en todos los estratos sociales. Algunos acusaron a los judíos de envenenar los pozos y ser responsables de la propagación de la peste negra por medio Mundo. 

La verdad es que durante dos siglos se produjeron diversos brotes de la epidemia llegando a matar a unos 25 millones de personas pero sin ninguna duda el pico más mortífero fue el que se produjo en 1349. 

El origen se determinó en Asia donde una bacteria (yersinia petis) presente en las ratas negras fue trasmitida a pulgas y de ahí a las personas. A través de las rutas comerciales se propagó hacia India y de aquí a Europa. Esta zoonosis se extendió de manera muy fácil ya que los humanos convivían con pulgas en graneros, molinos y casas. Ahí es donde se almacenaba el grano y después viajaba por barco a otros lugares. En ciudades como Florencia solamente sobrevivió una quinta parte de la población total en aquel momento. 

El triunfo de la muerte. Pieter Brueghel el Viejo ( 1562). Museo del Prado
La enfermedad se manifestaba con fiebre alta, nódulos en ingles, axilas o cuello y además bultos que se denominaban bubones, de ahí que esta enfermedad también sea llamada "peste bubónica". Otra derivación fue la peste septicémica que se producía cuando la infección pasaba al sistema sanguíneo y entonces aparecían las temidas manchas negras en la piel, por esto lo de "peste negra". 

Las familias nobles de Europa pensaban que la enfermedad solamente afectaba a los pobres pero la muerte de personajes de las cortes europeas como Juan I de Portugal o Juana II de Navarra, demostraría a los estudiosos que los bajos estamentos no eran los únicos elegidos por la peste.

Algunos autores creen que debido a la escasez de mano de obra en la mayor parte de Europa se comenzó a producir una revolución tecnológica para suplir esta falta de obreros y campesinos y que por ello el paso de Edad Media a Renacimiento se produjo antes de lo esperado. 

No quiero ser una apestada.

@Ohihane


Comentarios

  1. Los judíos y las brujas, que no se te olviden. Todos al mismo saco.

    ResponderEliminar
  2. Si si, brujas malas! A la hoguera todos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Enfermeras en el Gueto de Varsovia

Mi entalpía personal

Iridiología, otra pseudociencia