¿Me das tu sangre?

Se considera que la primera transfusión sanguínea se le realizó al Papa Inocencio VIII a causa de un empeoramiento de la insuficiencia renal que padecía. Para tratarle se le administró la sangre de tres niños de 10 años por vía oral. Esta técnica no curó al Papa y costó la vida a los tres niños a los que se les había prometido dinero y al propio Pontífice. En ese momento aún no se conocía el sistema de circulación sanguínea y tan solo se consideraba que la sangre era un líquido "sagrado". Muchos siglos antes los aztecas, egipcios o romanos, realizaban ritos con sangre de animales o de enemigos que ingerían con el propósito de que les otorgase más fuerza y una vida más larga.

A William Harvey (1578-1657) se le atribuye el descubrimiento de la circulación sanguínea aunque es importante decir que años antes Miguel Servet (1509-1553) había descrito en su obra Christianismi Restituto la circulación pulmonar. A estos estudios se unieron los de Christopher Wren (1632-1723) que por primera vez propuso administrar medicamentos por vía intravenosa. Ahí se dieron los dos factores necesarios para progresar en el procedimiento de transfundir sangre.

Jean-Baptiste Denys 

Los primeros experimentos de transfusión de yugular a yugular la hizo un Lower entre dos perros, pero fue Jean-Baptiste Dens quien realizó una transfusión de un cordero a un joven de 15 años enfermo de sífilis que no mejoraba con sangrías. El joven sobrevivió pero días después falleció "...su pulso aceleró, el sudor brotó sobre su frente, se quejaba de fuertes dolores en los riñones y en el estómago, su orina era oscura, negra de hecho... luego murió".

Esta práctica se consideró muy peligrosa por el fracaso de estos investigadores, pero a partir del s. XIX comenzaron a producirse transfusiones exitosas. Y llegamos al siglo XX y otra vez las guerras vuelven a suponer un avance médico extraordinario. En junio de 1944 los americanos desembarcaron en la costa de Normandía transportando miles de litros de sangre humana. Esta sangre provenía de EE.UU y una semana después estaba siendo usada en Francia. 

Desembarco de Normandia (6 de junio de 1944, el Día D)
Hoy en día, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) se extraen más de 108 millones de unidades de sangre en el mundo entero.

Yo te daría la mía.


@Ohihane




Comentarios

  1. Cuando leo entradas como esta suelo echarme las manos a la cabeza pensando "¡Dios mío, qué insensatez! ¿Cómo se les ocurrió llevar a cabo hazaña tan arriesgada? ¡Cómo!". Y cuando mis ojos aún se están cayendo de sus órbitas y en mi cara se leen las señales de asombro inusitado, la parte científica de mi cerebro me da golpecitos en el hombro y me increpa: "eh, disculpa. Pero el mundo progresa gracias a esos visionarios intrépidos".
    A veces me pregunto cómo nos verán los hombres y mujeres del futuro cuando miren hacia atrás y juzguen el nivel médico que tenemos en la actualidad, que para nosotros entraña el máximo progreso y avance científico, como el albor de la medicina o algún equivalente a la Edad de Piedra. Una sonrisa se me dibuja en mi cara porque seguramente más de uno también se eche igualmente las manos a la cabeza en un gesto de espanto, el mismo que me provocan aquellas primeras sangrías o aquellos primeros muchos otros empentones científicos que han provocado grandes avances en la ciencia.
    Todo sea por el bien del progreso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que se asombren por como nos arrancan los dientes! En eso no hemos avanzado ni un poco! Tengo que ir al dentista y no me atrevo ni a llamarlo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Enfermeras en el Gueto de Varsovia

Te he visto llorar

¿Qué gano olvidando?