Habrás ganado la batalla pero no la guerra

Lleva lloviendo 3 días en esta ciudad, los mismos que yo llevo saliendo a la calle sin paraguas. Porque, ¿para qué? ¿para que el Dios Eolo decida arrebatármelo de entre mis manos?

Hoy el cielo amenazaba tormenta, veía las ramas de los árboles bailando,  así que he decidido que me enfrentaría a él. Mi paraguas es una pieza de una belleza colosal, lo tiene todo: plegable, colorido, automático... La dependienta de la tienda donde me lo compré me aseguró que a pesar de ser plegable tenía una resistencia espectacular, no iba a tener ningún tipo de problema en días ventosos. Hoy lo pondría a prueba.

Caminados 15 pasos he sufrido el primer aviso. Mi enemigo me tenía en el punto de mira. ¿Quién es él? Eolo. Él es el dios de los vientos y dicen que vive en una isla cerca del mar de Eolía. Zeus le dio ese poder, el de provocar y calmar los vientos. Y es ése el poder que hoy ha utilizado contra mí. En una primera embestida le ha dado la vuelta a mi escudo rompiéndole 1 barrilla pero me he enfrentado cara a cara contra él intentado que su misma potencia volviese a poner a mi paraguas con su estructura habitual, pero no, ha seguido soplando con más fuerza. 

Después me ha arrebatado mi arma de las manos y la ha arrojado a la carretera, y allí me he visto totalmente desarmada y he creído que la derrota estaba cerca. En esos momentos de desesperación he recordado que llevaba una bolsa del BM en el bolso, quizá podría usarla como "protector" y llegar seca al lugar que me esperaba. Lo he considerado firmemente, pero la poca reputación que tengo, tenía que ser defendida. 


https://blog.wikifotos.org/2009/11/09/paraguas-a-prueba-de-cierzo/
No sé de dónde saqué el arrojo pero corrí hacia la carretera poniendo en riesgo mi vida y rescaté mi escudo, me protegí de Eolo con más fuerza que nunca, sujeté mi paraguas con valentía. Lo podía conseguir, lo iba a conseguir. 

He llegado a mi destino con los pelos como una loca y mojada hasta los huesos pero con la satisfacción de quien sabe que en la próxima batalla saldrá victoriosa. Mañana tendremos otros encuentro. 

@Ohihane

Comentarios

  1. Mi paraguas plegable fue tan resistente que al final murió por un descosido, el pobre...
    RIP.

    ResponderEliminar
  2. Pero de repente aparece un amig@ que no esperas y te protege de la tormenta con su superparaguas


    ResponderEliminar
  3. Además, paraguas gallego. El círculo se cierra... Ja!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Enfermeras en el Gueto de Varsovia

Te he visto llorar

¿Qué gano olvidando?