Angels

Mientras escucho Angels de la compositora irlandesa Eithne Pádraigín Ní Bhraonáin, más conocida como Enya, vuelvo a mi infancia. 

No sabría decir cuál es mi primer recuerdo, supongo que nadie puede, pero soy capaz de recordar anécdotas que pasaron en mi edad más temprana. Quizá sea porque siempre cuento las mismas y al final las dibujas en tu cabeza como quien imagina una viñeta de cómic. Pero sí recuerdo mi primer día de colegio, sí recuerdo cómo me contaron que el sol pensaba, que me hice una herida en el labio intentando cazar un pájaro, que una monja se cayó mientras rezaba, que yo era Nanclares, que jugaba a las tabas... Para mí son todos buenos recuerdos, puedo decir que fui feliz.

Y un día cambió todo, la vida dio un giro de 180º y yo me quedé sentada en un banco viendo como salían las cajas de casa. Mi amiga "la rubia" a mi derecha, sin decir nada. Tampoco hacía falta. Es curioso cómo seleccionamos los recuerdos, ¿no?. 

Seguí viviendo por inercia, solamente tenía un bálsamo de paz, de frescura, una persona que pondría solución a esa situación, a la soledad. Lo hizo. 

Supongo que hasta los niños más desgraciados recuerdan su infancia con nostalgia o eso quiero pensar. A mí me querían mucho o eso quiero pensar. Cuando analizas cómo eres, la explicación está ahí, en la infancia. Ese periodo de la vida es el que nos esculpe con martillo y cincel, poco a poco sin que nos demos cuenta. Seguramente algo pasó en aquellos años que hace que ahora sea enfermera, que tenga esa necesidad de cuidar de todo el mundo, de preocuparme antes de los demás que de mí misma. 

¿Quién decidió poner en aquel vídeo de VHS la canción de Angels para mecer mis primeros recuerdos? No lo sé, pero es esta y no otra la canción que puede producir el clic y hacerme viajar.

@Ohihane

Comentarios

  1. Tomo prestadas las palabras de Shannon L. Alder con la esperanza de alumbrar una luz a tu duda y de proporcionar una respuesta a tu pregunta.

    "Las personas sensibles son las personas más genuinas y honestas que jamás conocerás. No hay nada que no te dirán acerca de sí mismos si confían en tu bondad. Sin embargo, en el momento en que se sientan traicionados, rechazados o devaluados pondrán fin a la amistad.
    Viven con culpa y dolor constantes sobre situaciones no resueltas y malentendidos. Son almas torturadas incapaces de vivir con odio o de ser odiados. Este tipo de personas necesitan más amor que nadie pueda darles, porque su alma ha sido constantemente magullada por otros.
    Sin embargo, a pesar de la tragedia que atraviesan en vida y de lo que tienen que soportar, siguen siendo las personas más compasivas que vale la pena conocer y los que a menudo se convierten en defensores de los que tienen el corazón roto, los olvidados y los incomprendidos. Son ángeles con las alas rotas que sólo vuelan cuando son amados".
    Shannon L. Alder

    ResponderEliminar
  2. Yo he confirmado por propia experiencia (es como verdaderamente se aprende) que las personas reaccionamos de adultos a injusticias o traumas que nos marcaron en la infancia.
    Sí, viene de atrás. El cómo somos de adultos hunde sus raíces en el tiempo.

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, si no recuerdas qué te ocurrió en aquellos años de infancia y la curiosidad te carcome, te aconsejo que te sometas a un EMDR (Eye Movement Desensitization and Reprocessing) de la mano de un buen profesional.
    Algunos de esos EMDR son bastante impactantes porque traen a tu memoria momentos que tú ignorabas que estuvieran ahí, bloqueados, encerrados en la memoria, atrapados. Recordarlos y/o revivirlos es, a veces, un shock.
    ¡El cerebro es una máquina maravillosa y sorprendente!

    ResponderEliminar
  4. Creo saber que experiencias son las que me han marcado pero seguramente habrá otras mil que ayudaron a definirme y que nunca podré recordar. He estado leyendo sobre los EMDR y... Me interesa!

    ResponderEliminar
  5. ¡Me alegro! Son fascinantes y... ¡adictivos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Enfermeras en el Gueto de Varsovia

Amar hasta la eternidad

Filigrana