Una máquina de vapor

Siempre mostré interés por lo interesante y un día fue la caldera.

Denis Papin diseñó la primera caldera en 1769 pero no funcionó muy bien porque el vapor que utilizaba estaba a baja temperatura. El que desarrolló este invento fue James Watt que mejoró la máquina de vapor. 
James Watt (Greenock 1736-Heathfield Hall 1819)
La vida de James es interesante. Este ingeniero nació cerca de Glasgow en 1736 en el seno de una familia acomodada y de religión presbiteriana. Desde pequeño tuvo una salud muy frágil y no pudo acudir mucho al colegio pero desde temprana edad mostró una gran habilidad con las matemáticas. Estudió en la Universidad de Glasgow y después en la de Londres (1755) pero en esta última solamente estuvo un año ya que su salud seguía siendo muy quebradiza. 

Después de obtener la titulación de ingeniero industrial abrió una tienda de material instrumental matemático (compases, escuadras...) y además formó una familia. Se casó con un prima, Margaret Miller con la que tuvo 6 hijos. Este matrimonio solamente duró 9 años ya que su mujer murió.

El mérito de Watt consistió en mejorar el modelo propuesto por Newcomen añadiendo un condensador que colocó junto al cilindro impulsor. 
Máquina de vapor de Watt
En 1789 obtendría la patente de este invento. La máquina de vapor, sin lugar a duda, fue una de las piezas claves para dar el pistoletazo de salida a la Revolución Industrial. 

En honor a este personaje histórico se llamó watt a la unidad de potencial eléctrica (en castellano se llama vatio). Curioso, ¿verdad?. Muchas veces no nos paramos a pensar en que unas personas dedicaron su vida para que ahora nosotros tengamos, agua caliente, calculadoras, secadores de pelo, lavadora, coche, cepillo de dientes, gafas... no lo sé, todo. 

Durante buena parte de mi vida escuché a diario el presente de este invento y nunca me cansé de escucharlo. 

@Ohihane

Comentarios

Entradas populares de este blog

Enfermeras en el Gueto de Varsovia

Mi entalpía personal

Iridiología, otra pseudociencia