Una mala decisión

Puedes dejar que las hojas de una margarita decidan tu destino (sí o no, sí o no, sí o no) o puedes tomar una decisión irracional y dejar que sea esta la que suponga un punto de inflexión en el  futuro. 


La clave es decidir si estás lo suficientemente harto de esta historia y quieres ser tú el que comience a producir los cambios. Ahora escucha: "son las decisiones emocionales tomadas en los momentos más críticos, las marcarán el curso de tu destino".

Puedes esperar a que la margarita diga no y coger otra con la esperanza de que diga sí, o puedes coger la vida entre tus manos y exprimirla al máximo con la única limitación que tú te impongas. 

¡Y qué semana tan larga nos espera!

@Ohihane

Comentarios

Entradas populares de este blog

Enfermeras en el Gueto de Varsovia

Mi entalpía personal

Mi entropía personal