La cara de la RCP

Peter Safar fue un médico anestesiólogo austriaco considerado el padre de la reanimación cardiopulmonar, comúnmente conocida como la ventilación "boca boca". En los años 50 del siglo XX estableció el protocolo ABC de la reanimación que supuso poner en manos de todos la posibilidad de salvar una vida. 
Protocolo ABC
Su propósito era que todo el mundo conociera esta técnica y por ello se puso en contacto con Asmund Leardal. Asmund había salvado la vida de su hijo años atrás realizándole las maniobras de boca boca de Safar por eso, cuando éste le pidió ayuda no dudó en aceptar. Laerdal, juguetero noruego, fue quien fabricó los primeros muñecos de plástico de tamaño natural utilizados para impartir las primeras lecciones de RCP. 
Asmund Leardal con Resusci Anne 
Este muñeco tenía que tener un aspecto real y por ello pensó que debía ponerle una cara y que además fuera de mujer. Esta idea le llevó al recuerdo de una máscara que colgaba en la pared de casa de sus abuelos, la Inconnue del Sena. La historia de esta imagen era un enigma que fascinaba al noruego.

En el siglo XIX apareció a orillas del río Sena el cuerpo de una joven que no se pudo identificar. Hay quienes decían que era una campesina que al quedarse embarazada de un noble parisino fue arrojada a las aguas del río. Para que se pudiera poner nombre a esta mujer se estuvo exponiendo su cuerpo unos días en una funeraria de París, pero la esperanza de que alguien pudiera reclamar su cuerpo desapareció poco después. Uno de los trabajadores del centro quedó tan fascinado por este rostro femenino que pidió que se fabricara un molde de yeso para poder crear máscaras con esa enigmática sonrisa que recordaba a la de la propia Mona Lisa. 

Y así es como nació Resusci Anne de Leardal

"Annie, Annie, are you ok? 
Can you hear me, Annie?"

@Ohihane

Comentarios

Entradas populares de este blog

Enfermeras en el Gueto de Varsovia

Te he visto llorar

Sin palabras