Las aguas de Dax me curaron el alma

Los romanos ya conocían los beneficios terapéuticos de las aguas termales por eso llamaron Aquae Tarbellicae a la actual ciudad de Dax. El emperador Augusto decidió crear la provincia de Aquitania y los tarbelos (pueblo originario del lugar) habitaron esta urbe alrededor de su aguas calientes. 

Esta ciudad, también llamada Akize, se encuentra en el departamento francés de las Landas, por eso el viaje hasta allí se hace atravesando llanuras repletas de pinos. 

A la llegada al centro de la villa, la preciosa catedral rodeada de originales jardines quizá obra de quien cuida el templo (en mi opinión poder aparcar en la puerta de este edificio es una torpeza urbanística). 
Fachada de la Catedral de Notre Dame de Dax [Fotografía: Oihane]
Por su proximidad a España, Dax se convirtió en ciudad de paso de peregrinos que se dirigían a Pamplona, y en la época medieval se construyeron varios edificios religiosos, entre ellos la antigua Catedral de Notre Dame del siglo XII. 

Caminando por sus calles se respira un olor a ¿azufre? De sus fuentes emana un agua caliente que dicen que es terapéutica, de hecho Dax es conocida por estas aguas. Con la llegada del ferrocarril que unía Burdeos con Irun los burgueses acudían a los balnearios de este pueblo del sur francés a buscar la cura de sus males. 
Fuente de Nèhe, Dax [Fotografía: Oihane]

La fuente caliente de Nèhe, construida en el siglo XIX sobre las ruinas de unos antiguos baños terminales romanos, es considerado uno de los símbolos de la ciudad. 

De esta ciudad me quedo con los piropos del portero del Casino y con el pañuelico rojo atado al cuello para celebrar sus fiestas.

@Ohihane

Comentarios

Entradas populares de este blog

Enfermeras en el Gueto de Varsovia

Mi entalpía personal

Iridiología, otra pseudociencia