Al terminar la maratón gritaré ¡nike!

Llevaba días pensando en escribir sobre los Juegos Olímpicos, esos que te solucionan un agosto triste y aburrido y amenizan las tardes cuando te has roto un brazo tras una caída tonta o intestas solucionar tus problemas a base de pócimas milagrosas. Me encanta comentar con esas nuevas luces de mi camino el bádmiton o la doma clásica, creyéndonos expertas en todo. 

Cuando creo que salir corriendo es la solución a mis problemas pienso que para irme lo suficientemente lejos tendría que correr al menos una maratón, es decir 42km y 195 metros (26.2 millas). Y esa distancia ¿por qué? 

Resultado de imagen de Le soldat de Marathon jean pierre
Le soldat de Marathon annonçant la victoire (Musée du Louvre)
La mitología griega  cuenta que Filípides fue enviado desde la ciudad de Maratón a Atenas para enviar un mensaje: la victoria contra los persas en la batalla de Marathón (años 490 a.C). Esa distancia eran unos 40 km. y al llegar a Atenas cayó desplomado gritando "¡nike!" o lo que es lo mismo "¡victoria!". 

En los primeros Juegos Olímpicos modernos celebrados en Atenas en 1896 se buscó una prueba deportiva que recordara esta epopeya. Después la distancia fue variando hasta los Juegos Olímpicos de Londres de 1908 [la sede elegida fue Roma pero se tuvieron que trasladar a Londres debido a la erupción del volcán Vesubio y a desavenencias con Milan y Turín]. 
Eduardo VII y Alejandra de Dinamarca, 1863 
Se cuenta que Jorge V, Príncipe de Gales, obligó a que la carrera comenzara desde los jardines del Castillo de Windsor y finalizara frente al palco presidencial del estadio White City para que la Reina Alejandra de Dinamarca y el Rey Eduardo VII no se mojaran con la lluvia. Así se sumó más distancia a esos 40 km. originales.

La historia siempre tendrá la respuesta a todas nuestra preguntas.

¿Lo sabíais?

@Ohihane

Comentarios

Entradas populares de este blog

Enfermeras en el Gueto de Varsovia

Amar hasta la eternidad

Filigrana