Buscar la suerte

Francis Bacon dijo que tienes en tus manos el molde de tu propia fortuna. Seguramente es así, eres tú mismo el que puede transformar tu suerte.

Muchas veces crees que la vida tiene demasiados imprevistos fruto de la mala suerte, pero lo tienes que ver como oportunidades para mejorar. Una vida varada esperando a ser rescatada por la suerte, es una vida perdida. Es difícil superar ese sentimiento de que la vida es una condena cuando te invade el sentimiento de pena, pero hay momentos en los que es mejor desplegar las alas y echar a volar, exponiéndose a la buena o la mala suerte. Quizá durante tu vuelo un disparo te sorprenda y te haga caer, pero eso no lo sabes. Lo importante es la actitud y no quedarse buscando la suerte en la mierda que pisas.

Quizá soy demasiado ácida o mordaz en mis pensamientos, pero así soy yo. No pienses en quedarte lamiendo tus heridas mientras otros te adelantan por la derecha. A lo mejor no vuelves a soñar, ¿quién sabe? Pero no echarás la culpa a tu mala suerte.  No puedes evitar ser quien eres, ese, el de la mala suerte. Yo me río de ella a carcajadas y utilizo el sarcasmo para reírme de mis dramas y de los tuyos, sí, porque como dijo Oscar Wilde: "el sarcasmo es la forma más baja de humor pero la más alta expresión de ingenio". 

Hicimos un propósito de año nuevo y fue llevar al olvido todo lo que mataba tu sonrisa, y en ello estamos. Y ahora anda por la vida descalzo, sin nada, expuesto, pero seguro de que no llorarás jamás por quien se empeña en arriar tus velas. 

Puedes ponerte a buscar un trébol de cuatro hojas, estarás años o quizá siglos. Cuando lo encuentres recuerda fusilarlo, no lo necesitas. Total, ¿para qué? Habrás malgastado tu vida en una búsqueda absurda. 

La gente con suerte no es más que gente optimista que sabe ver lo positivo en los reveses. Piénsalo.

@Ohihane



Comentarios

Entradas populares de este blog

Enfermeras en el Gueto de Varsovia

Mi entalpía personal

Iridiología, otra pseudociencia