Miedo al miedo

Escribir y pensar, pensar y escribir. Poner en orden los pensamientos es cuanto menos difícil, y solamente hay un momento de inspiración en que las ideas se ordenan y comprendes que lo que tienes es miedo al miedo. 

Esa sensación de tener miedo a volver a sentir miedo hace que pases por la vida de puntillas, lleno de distracciones para no volver a sentirlo, el miedo. Anticiparte a ese miedo puede que sea tu propia estrategia para creer que lo tienes bajo control, pero no es así, lo seguirás sintiendo. Huir y poner distancia no hará que desaparezca, permanecerá ahí, burlón y expectante. 

Ese miedo procede de tu inseguridad, de la hipertrofia de una fantasía, es consustancial a tu existencia y no te deja desatar con sensatez los pequeños nudos que te ahogan. 

¿cómo desmenuzar plácidamente el miedo
comprender por fin que no es una excusa
sino un escalofrío parecido al disfrute
sólo que amarguísimo y sin atenuantes?

Hoy será otra noche de miedos, de búsqueda de constelaciones en la oscuridad, pero estaré sintiéndolo, hablando con él, enfrentándome a él, a mi miedo.

@Ohihane

Comentarios

Entradas populares de este blog

Enfermeras en el Gueto de Varsovia

Amar hasta la eternidad

Filigrana