Puta mariposa

Anoche en la serie 'el Ministerio del Tiempo' uno de los personajes dijo: "El simple aleteo de una mariposa puede cambiar el mundo. Puta mariposa".

El efecto mariposa es una teoría que proviene de un proverbio chino que dice que 'el leve aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo'. Y así es, en un contexto de caos, no se pueden predecir los cambios que producirá una pequeña perturbación.

Fue Edward Norton Lorenz, quien en 1973 puso fin a su trabajo sobre la Teoría del Caos. Este matemático estadounidense decía que si nos imaginamos una mariposa moviendo sus alas a gran velocidad en una parte del mundo y un animal estático en la otra parte, la acción de la primera hará que ambos sean diferentes en el futuro.  

Nosotros, nuestros sistemas son más o menos estáticos pero todos tienden a un desorden natural (la entropía otra vez) y por ello, hacer predicciones sobre lo que pueda pasar en un futuro lejano es complicado ya que en ese espacio de tiempo pueden darse diferentes sucesos que produzcan infinidad de variaciones. Una pequeña decisión puede amplificarse de tal manera que termine siendo la razón por la que nuestra vida vaya en una dirección o en otra. 

Y después de nada servirá intentar cambiar lo que hicimos porque no podremos cambiar el pasado a no ser que conozcamos a quien puede viajar en el tiempo. 

@Ohihane

Comentarios

  1. Realmente no podemos cambiar nada de lo que hacemos.
    Cada instante del ahora pasa a ser un instante del pasado para dar paso al siguiente instante que hasta hace un instante pertenecía al futuro.
    Y ya no puede cambiarse.
    Eso sí, podemos analizar las consecuencias de lo efectuado en cada instante para reflexionar y actuar de otra forna en el siguiente instante si fuera preciso. Aunque no todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javi, tu comentario parece un trabalenguas, pero relamente es así. Todo lo que pasa en el ahora (yo tecleando el ordenador) pasa al pasado con tal rapidez que muchas veces no somos capaces de darnos cuenta de que esas pequeñas cosas, cosas a priori insignificantes, van escribiendo nuestro futuro de una manera tan sutil que cuando las consecuencias nos aprisionan no sabemos identificar en qué momento todo cambió.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Enfermeras en el Gueto de Varsovia

Te he visto llorar

Sin palabras