Dudar de las dudas

Ayer te vi, caminabas hacia mí, generándome dudas, dudas y miedos, quizá tú sentiste lo mismo. Una frase estúpida y un 'garbancito' de testigo. Hablemos de tus dudas...

Antes de tomar una decisión es habitual dudar, saltar del sí al no y del no al sí continuamente, vacilar entre dos alternativas. Dwo, duo, du, que significa 'lo que está entre dos cosas'.

La vida está llena de determinaciones, continuamente tomamos decisiones que modifican nuestro futuro de alguna manera, pero no podemos anticiparnos al "mañana" por lo que la respuesta ante las dudas es clara: mira antes de saltar, pero ¡salta!.

Hay quienes sufrimos de incertidumbre crónica. Cada vez que nos montamos en un tren nos preguntamos: ¿me llevará donde yo quiero? ¿y si me bajo? ¿va demasiado rápido este tren? No sé por qué somos así, pero lo que sí tengo claro es que si te bajas de este tren nunca sabrás dónde te llevará. Bajarse del tren significa volver caminando cabizbajo a tu tan amada zona de confort donde más o menos ya sabes cómo desenvolverte ante situaciones inesperadas. 

La duda es el límite a la confianza, a la confianza en uno mismo, pero esta duda también se puede convertir en una forma de conocernos ya que nos hace reflexionar. ¿A dónde queremos ir realmente? A veces me siento Descartes (filósofo francés del s. XVII creador de las teorías sobre la duda metódica) e intento rechazar todo aquello que me genere dudas desde un punto de vista racional, pero me invito a pensar que la vida no es racional, que cuando menos te lo esperas todo da un giro repentino y terminas con un guantazo en los morros que te tira de tu pedestal desde el que impartías lecciones de moralidad. 

En realidad la vida es una incertidumbre, un mar lleno de dudas, un tren sin destino... Y como dice mi padre: tienes el mundo a tus pies, no esperes que lleguen las cosas, ¡búscalas! y cuando las encuentres... ¡disfrútalas! 

"Sentir no es otra cosa que pensar"
René Descartes 

@Ohihane

Comentarios

Entradas populares de este blog

Enfermeras en el Gueto de Varsovia

Mi entalpía personal

Iridiología, otra pseudociencia