La ciudad de los abuelos

Ayer oí el viento silbar 
y era el tren que te venía a buscar. 
Vestido de azul y botón cruzado 
te ha cogido de la mano 
y te ha invitado a subir 
sin que me pudiera despedir.

Allí donde vas hay un Ángel 
que dispara a las estrellas 
y partidas de dominó 
con un solo ganador. 
Amamas que cuidan huertas 
y otras que te recuerdan.

No hay muletas ni fatigas, 
no hay pastillas ni dolores, 
no hay miedos ni lamentos,
solo nubes de colores.  

Ponte guapa con tus joyas 
y papel de celofán 
y que te miren cuando él 
te saque otra vez a bailar.
Yo me quedo aquí guardando 
nuestra caja de botones 
y recordando que dijiste 
que tendré tiempos mejores.

Sé feliz en la ciudad de los abuelos.

@Ohihane

Comentarios

Entradas populares de este blog

Enfermeras en el Gueto de Varsovia

Te he visto llorar

¿Qué gano olvidando?