Malloas de Aralar

Cuando acaba el verano los segalaris cortan la hierba de las praderas de la Sierra de Aralar y almacenan el heno para que los animales puedan pastar durante el invierno. Las "malloas de Aralar" se pueden ver desde diferentes puntos, yo elegí el Mirador de Malloas de Betelu. Puedes imaginar a hombres bajando a través de cables la hierba seca hasta los caseríos, porque la "malloas" son praderas colgadas sobre el valle de Araiz y Betelu.
Mirador de Malloas desde Betelu [Fotografía: Oihane]
La ruta empezó en Lekunberri engalanado celebrando sus fiestas patronales. Desde ahí a Iribas desde donde comienza el camino hasta el nacedero del río  Larraun. Nacedero, sí suena raro pero según la RAE es el lugar de donde nace algo. Tengo que reconocer que después de ver otros nacederos, este me supo a poco. Una edificación en ruinas estropea para mi gusto la esperada cascada de agua, que no fue tal porque llover ha llovido poco aunque se conserva el verde navarro que serena el viaje.
Nacedero de Larraun 
Y te orientas mal y comienzas a pasar por pueblos que se acompañan del río Araxes (Arriba, Atallo...). Y tras una parada técnica en lugar conocido, Tolosa, vuelta a Leitza para ver el pueblo sin las metas de una carrera BTT organizada el sábado. Húmeda Leitza, con su iglesia de San Miguel vigilante en un alto del pueblo, que te invita a un café en un rincón porque la ropa que antes sobraba ahora te parece escasa. 
Escaleras de la Iglesia de San Miguel de Leitza [Fotografía: Oihane]
Mirador de Azpirotz
De vuelta a Pamplona parada técnica en el Mirador de Azpirotz que nunca defrauda, haya nubes o niebla, y un 'agur' a las malloas.

(...) Y todo el campo un momento
se queda, mudo y sombrío,
meditando. Suena el viento
en los álamos del río.

La tarde más se oscurece;
y el camino que serpea
y débilmente blanquea
se enturbia y desaparece.

Mi cantar vuelve a plañir:
“Aguda espina dorada,
quién te pudiera sentir
en el corazón clavada”.

Yo voy soñando caminos -Antonio Machado-

@Ohihane

Comentarios

Entradas populares de este blog

Enfermeras en el Gueto de Varsovia

Amar hasta la eternidad

Filigrana