Cesárea ¿por Julio César?

En el Imperio Romano hubo una ley, lex caesarea, que obligaba a extraer el feto de las mujeres muertas embarazadas para intentar salvarlo o evitar que por acumulación de gases del cadáver lo expulsara.

Parece que el origen de la palabra podría ser que Julio César hubiese nacido por cesárea pero según el diccionario médico-biológico, histórico y etimológico de la Universidad de Salamanca parece que no es así ya que "la madre del emperador romano, Aurelia Cota, sobrevivió al parto de su hijo muchos años. Que las madres sobrevivieran a una cesárea no fue posible hasta por lo menos el siglo XVI". En Roma los caesones eran los nacidos por esta vía y este dato hace pensar que este intervención ocurría con alguna frecuencia. 

Apolo sacando a Asclepio de las entrañas de su madre
En Grecia tenían su propia historia. Asclepio (Esculapio para los romanos) era un semidiós con el don de la curación y se le representa con un bastón sobre el que se enrolla una serpiente (de aquí el símbolo de la Medicina). Era hijo de Apolo y de Coronis. Según la mitología griega Coronis al sentirse abandonaba por Apolo comenzó una relación con un príncipe y al llegar la noticia a oídos de Apolo este mató a Coronis pero primero le arrancó la criatura de las tripas. Zeus mató a Asclepio que ascendió a los cielos convirtiéndose en una constelación.

En el año 1500 se describe que Jacques Nufer empleó una navaja para abrir el vientre de una mujer y el niño nació vivo. Esta mujer después tuvo 5 hijos más por lo que se podría decir que fue la primera mujer viva después de practicársele una cesárea. "...el marido, después de implorado el auxilio divino y de cerrada cuidadosamente la puerta, coloca a su mujer encima de una mesa, y le abre el abdomen, como se hace para los cerdos. Y supo hacerlo con tanta destreza que ya al primer corte se pudo extraer el niño sin ninguna lesión. Once comadronas que estaban cerca de la entrada, sintiendo los vagidos del niño, intentaban entrar con todos los medios; pero no fueron admitidas antes de que se limpiase al niño, y se suturase la herida abdominal, según costumbre veterinaria..." . 
Cesárea en pintura medieval
Hay quien no da credibilidad a esta historia y atribuye la primera cesárea con madre e hijo vivos a el Doctor Enrique Fortún André (1872-1947) en Cuba. 

La supervivencia de estas mujeres hasta el siglo XX era puntual ya que la mortalidad constituía al 85% de los casos. Con la sutura uterina, la antibioterapia, anestesia y transfusión sanguínea, se comienza una nueva revolución en este campo y en 1882 se incorpora la sutura de la pared uterina a puntos separados en dos planos. Y después en 1926 se crea la clásica incisión segmentaria transversal de Kehr. 

Nunca deja de sorprender la historia que albergan las palabras.

@Ohihane

Comentarios

Entradas populares de este blog

Enfermeras en el Gueto de Varsovia

Amar hasta la eternidad

Filigrana